Hay diferentes maneras de visitar Cataluña y quedarnos prendados con sus preciosos edificios y monumentos. Pero hoy vamos a sugerir que visitéis sus castillos medievales que se encuentran repartidos por toda la comunidad.

Podréis encontrar en cada uno de ellos diferentes rutas, además de visitas guidas donde podréis conocer un poco más la historia de cada uno de ellos.

Durante la Edad Media los señores feudales y los bravos soldados poblaron castillos que, siglos después hoy abren sus puertas y que están conservados en estados aceptables. En Cataluña podemos encontrarnos en torno a unas 600 fortalezas medievales, muchas de ellas estando abiertas durante todo el año.

Si das un paseo por los castillos de Lleida, una provincia con el apodo de “La castilla de Cataluña”, por su gran variedad de monumentos históricos de este tipo, encontraras: Montclar, Florejacs y Montosís, castillos que componen una visita guiada. En estas actividades podrás aumentar tu conocimiento en Historia y aprender sobre la vida diaria en la Edad Media.

Lo más curioso es que también puede alojarse en mucho de estos castillos, ahora reconvertidos en hoteles de  lujo o restaurantes.

montjuic

En Tarragona puede ir a la ruta de los templarios. Esta orden militar fue creada para proteger a los religiosos en su camino hacia la Tierra Santa en la Edad Media, y dejaron un gran legado en esta parte de España.

En Miravet, un pequeño pueblo cerca del río Ebro, cuyo impresionante castillo rodea casi toda la ciudad de una forma espectacular. Dicho castillo fue la última fortaleza de los guerreros templarios en Cataluña en el siglo XIV. Es uno de los mejores ejemplos de la arquitectura medieval catalana. Recorriendo el interior del castillo podrá viajar atrás en el tiempo, donde en el mes de agosto se suelen representar obras teatrales de acuerdo con la temática de los caballeros y las guerras.

A 40 kilómetros de distancia se encuentra Tortosa, donde hay otra fortaleza templaria que ahora se ha convertido en un Hotel Parador: El Castillo de la Suda, desde donde podrás contemplar la ciudad entera. Le recomendamos que aproveche la ocasión para un paseo por la Costa Dorada. En la ciudad también podrá encontrar varios castillos perfectamente conservados, pero sobre todo, aproveche para ver la Catedral y los edificios del Palacio Episcopal.